Game of Thrones Reseña: S04E10

Too soon?

Too soon?

Por fin llegó ese momento que todos esperábamos desde Abril pero que, al mismo tiempo, nadie quería que sucediera: El terrible momento en el que tenemos que esperar una vez más un año para que Game of Thrones vuelva a nuestros corazones. Tenemos un año para leer el siguiente libro y mofarnos y espoilear a los no lectores de la siguiente temporada. ¡Apúntele!

Anyway, quiero empezar diciendo que “The Children”, si bien no fue el episodio con más shock value de la temporada (ese premio definitivamente se lo lleva “The Mountain v.s. The Red Viper”) fue, por mucho, el episodio más hermosamente dirigido. El episodio anterior, el de la batalla de Black Castle, tuvo grandes momentos (la track shot dentro de Castle Black en el que podemos ver la acción en una toma continua pasará a la posteridad como una de las escenas de Game of Thrones más prolíficas técnicamente hablando) pero no se comparan con la inmensidad que nos comunica la escena, por ejemplo, en la que vemos a Brann y compañía llegar por fin a la cueva del Three Eyed Raven, o las increíbles tomas a contraluz de la pelea de Brienne y The Hound, con las que maravillosamente contrastaban a ambos personajes y sus particulares estilos de pelea. Pero me estoy adelantando un poco a todo lo que sucedió. Vayamos pues a hablar de cómo quedaron todos los jugadores del Juego de los Tronos conforme a este episodio y con lo que esperamos sigan el siguiente año:

Nota: Mi teoría para el endgame final de A Song of Fire and Ice es destrucción total. O si no destrucción total, si un renacer absoluto de Westeros. Una limpieza profunda llevada en gran parte por los White Walkers y ayudado por la Guerra de los Cinco Reyes. Por ende, mi teoría es que todo lo que se está construyendo actualmente en el Westeros actual es, simplemente, una reorganización de los personajes fundamentales para esta nueva era de Westeros. Eso significa que, uno a uno, los personajes se van filtrando para poder encajar en su papel final en este “Nuevo Mundo”. Después de los sucesos de hoy me queda mucho más claro que, si no estoy en lo correcto, no estoy muy alejado de la realidad. Tenga en consideración entonces, querido lector, que juzgo las acciones futuras de los personajes basado en esta teoría. Gracias y adelante. 

Good night, Ginger Minge

Good night, Ginger Minge

Jon Snow

Oh Jon Snow. Pasó de ser el personaje emo por excelencia para tener una gran temporada en la que demostró su absoluto valor. Pasó de “No saber nada” a saber todo lo necesario para guiar a una panda de malvivientes para llevarlos a la victoria como el líder que siempre se le negó ser. Jon Snow tuvo un gran arco esta temporada, un arco con demasiado crecimiento, en particular, un gran crecimiento emocional. Recordemos que no hace tanto tiempo aún era un niño bastardo de Winterfell que tenía que demostrar a sus hermanos y a su padre que valía lo mismo que ellos. Ahora, Jon Snow aprendió del amor y de la vida en el norte. Aprendió que siempre tendrá personas en las que puede confiar y aprendió lo que en verdad significa ser un Stark.

Jon es la figura ideal para tener bajo control el norte, con sus salvajes y sus desconocidos terrores paranormales y ahora que Ser Allister está fuera del mapa, parece ser el momento indicado para que Stannis lo haga el nuevo comandante de Castle Black y la Night’s Watch. Por ende, la siguiente temporada, Jon Snow podrá jugar un papel crucial en la defensa de Westeros en contra de los White Walkers, a quienes vimos, casi empezando la temporada, preparándose para invadir el sur.

Stannis Senpai!

Stannis Senpai!

Stannis Baratheon

Stannis desde la segunda temporada ha sido uno de los jugadores más peligrosos del juego. Lo ha demostrado en innumerables ocasiones, ya sea por consejo de Melissandre o simplemente por seguir sus impulsos. Stannis es táctico, fuerte, sin compasión. Stannis es el Rey por excelencia que su hermano no pudo ser, así que el Juego de Tronos es algo serio para él. Ahora, tomando posesión del norte, Stannis es aún más fuerte que antes y con un mayor control táctico sobre Westeros. Recuerden además que está en la lista de espera oficial del Iron Bank, que, si aprueban su crédito, además de comprar ropas invernales adecuadas, tendrá el ejército más fuerte de Westeros. Watch out for Stannis, pues es la fuerza militar que el Westeros del futuro necesita para estar seguro y, sobretodo, bajo control.

 

Oops!

Oops!

 Cersei Lannister

JESUSFUCKINGCHRIST CERSEI! Parece ser que, por fin, Cersei se cansó de estar jugando un juego para el que nunca estuvo al nivel. Lo que no se había dado cuenta es que nunca estaba jugando el mismo juego que los demás y, finalmente, le llegó de golpe la revelación de ello. Ahora decidió revelarle a su padre que los rumores que corrían por todos lados de que se estaba dando a Jamie desde hace 20 años son ciertos. Cersei decide abandonar a Tywin y todo lo que implica ser Lannister para tener sexo rudo y con su consentimiento con Jaime para quedarse en King’s Landing a su lado y el de Tommen. ¿Quién diría que para ser una perra sin sentimientos hacia los demás, tendría un sentido de la familia tan arraigado? Anyway, la temporada que sigue, sin lugar a dudas, será en la que por fin veamos a Cersei descender por la espiral y terminar siendo nadie. Si no termina muerta, quedará en la calle. A man can only hope.

Por otro lado, podemos ver que el cuerpo de The Mountain ha quedado malherido por los efectos del veneno en la lanza de Oberyn (I will always remember you, baby). A lo que un personaje misterioso le asegura a Cersei que él se encargará de hacer lo posible por reanimarlo, o algo. Si ya tenemos zombies, ¿qué tan sorprendente sería que utilizaran el cuerpo de The Mountain como una especie de Frankenstein? Cero sorprendente. Así que esperemos que sigan por ese camino y sigamos viendo gigantes aplastando cabezas.

tumblr_n78yo0ekfd1qzk4cro3_1280

Jaime Lannister 

Si no hubieran puesto esa bizarra escena de la violación de Jamie a Cersei bajo la tumba de Joffrey, podría decir que, en definitiva, esta temporada fue su temporada para redimirse. Aún así, Jaime superó el odio que muchas personas le pudieron tener en las primeras temporadas, siendo ahora uno de los personajes a quien uno podría considerar más noble, pues su amor fraternal lo ha llevado a extremos increíbles. En este episodio lo vemos llenarse de felicidad cuando Cersei le expresa su interés en pasar el resto de su vida con él. Independientemente de juzgar que Cersei es su hermana, well, ella es a la mujer a la que ama, blood relativeness aside. Así que Jaime lo ve como un indicio de esperanza, el poder por fin vivir feliz con su familia a la que tanto tiempo ha tenido que mentirle. Hablando de familia, Jaime ayuda a Tyrion a escapar de su segura muerte, a lo cual Tyrion le agradece por su vida en una emotiva escena. Awwwññ.

El año que entra, las decisiones que tomó Jaime por Tyrion podrían afectarle, pero ahora que no está Tywin alrededor, estoy casi seguro que le afectarán mucho menos de lo que podrían afectarle a Cersei. Espero un arco en el que Jaime tenga que viajar a Braavos o algo así, ya que, al parecer, todo mundo se está mudando para aquellos rincones.

tumblr_n78z3cfwYn1ramrrco4_1280

Daenerys Targaryen

SHIT. A la historia de Danny le pesó demasiada la fama de Emilia Clarke. Estoy casi seguro que los productores estaban contractualmente obligados a tener, por lo menos, una escena con Danny en cada episodio siendo la única historia que tuvo presencia en casi todos los capítulos a excepción del 9. La historia de Danny liberando esclavos es tan lenta y tan sin desarrollo, que su final esta temporada se siente hueco y sin chiste. Sí, entendemos la ironía en el hecho de que, la rompecadenas, la madre de los dragones, tenga que encarcelar a sus propios hijos por no poder controlarlos. Pero aún así, nos pudieron ahorrar muchísimos momentos que sólo arrastraron a la temporada. Ahora, sabemos que Drogon anda suelto y que, desde el principio, ha sido el más ingobernable de los tres dragones, así que por lo menos veremos un desarrollo sobre eso la siguiente temporada y, supongo, más pueblos liberados y más yada-yada sin sentido. Sin embargo, todo esto va encaminado para que al endgame final, Danny resulte ese balance necesario entre las fuerzas salvajes de los dragones en su estado natural y el mundo civilizado de Westeros.

Ya denle el pinche Emmy a esta escena.

Ya denle el pinche Emmy a esta escena.

Brann Stark

Como lo sospechábamos desde el principio, el Three Eyed Raven no eran simplemente alucinaciones de la vívida mente de Brann, si no que era un personaje corpóreo que influía su vida desde temprana edad. Ahora que Brann llegó a la cueva (¿Carcossa?) comenzará su riguroso entrenamiento para ser esa fuerza mágica que también es necesaria en Westeros. Kuddos absolutos a la pelea con los Stalfos de Zelda. La magia es un elemento al que GoT no nos tiene acostumbrados pero, bajo este tipo de escenas, funciona de maravilla y no puedo esperar a que tengamos más escenas y personajes como estos en el futuro.

En serio, puros wins en la fotografía de este episodio.

En serio, puros wins en la fotografía de este episodio.

Poddrick y Bryenne of House Badass

Yeah! Brienne pateando traseros es lo que siempre hemos esperado de ella. En una escena bellamente coreografiada (que me atrevería a decir que fue mejor que la pelea de Oberyn contra La Montaña) vemos como Brienne demuestra su valor en una aferrada pelea con The Hound, a quien deja a merced de Arya. Bryenne y Podrick continuarán su camino buscando a Sansa y Arya, pero sólo encontrarán a Sansa junto con Littlefinger allá en The Erye. AUNQUE, esperamos que se encuentre antes a cierta hermandad de ladrones y que en ese proceso se encuentre a una cierta dama de corazón de piedra.

tyrion

Tyrion Lannister 

Pobre Tyrion. ¿Qué más podemos decir de él que no hayamos dicho ya en esta temporada? Tyrion es el merecedor del Iron Throne, todos lo sabemos. Todos sabemos que él es el rey ideal para Westeros. Sin embargo, su vida no ha sido fácil y ha sido en gran parte a la plétora de Daddy Issues con los que carga los cuales en este episodio por fin explotan. Una persona puede soportar la humillación eterna hasta cierto punto y Tyrion ha tenido suficiente. Mata en venganza a Shae, por quien todo el tiempo tuvo sentimientos y fue lo más cercano a una relación sana que va a estar. Shae quien estaba esperando a que Tywin regresara del baño para continuar con cualquier acto sexual que estuvieran teniendo. Shae, quien terminó recordándole a Tyrion aquella terrible historia que resultó de su primer esposa, la también prostituta. Tyrion huye a un desconocido lugar por cortesía de Vaerys, a quien ahora agradece tener como aliado. Vaerys al escuchar que se han percatado que la mano del Rey está muerta, también huye en el mismo barco con Tyrion.

Tyrion es la otra parte de la santísima Trinidad de GoT (las otras dos partes siendo Jon y Danny), así que esperamos más oportunidades para que Peter Dinklage nos demuestre su tremenda capacidad actoral en la siguiente temporada, ahora, alejado de King’s Landing y cargando con el título de Regicida.

Como al Tigre de Santa Julia...

Como al Tigre de Santa Julia…

Tywin Lannister.

LOL DEAD.

Shae

LOL DEAD

hound

The Hound

LOL DEAD

Really.

Really.

Arya Stark 

Arya, el Stark más badass de todos, cerró su círculo, por fin, de aceptar lo que es: Un asesino de sangre fría. Y, obviamente, lo consiguió negándole piedad a su último maestro, The Hound, pues, como bien él se lo enseñó, todo lo bueno que hizo por él no cambia que no mereciera sufrir como un perro por toda la maldad que ha ocasionado toda la vida. Ahora, Arya se dirige camino a Bravoos con la moneda que le dio el misterioso Jaqen H’gar para continuar con las enseñanzas de las místicas artes del asesinato, cortesía de los hombres que habitan en una isla custodiada por un Titán. Esta es, sin lugar a dudas, la línea de la siguiente temporada que más me emociona, pues de todos los personajes, Arya es la que ha tenido un desarrollo más constante e impactante. Además, she’s the fucking best.

 

Bien, eso cierra mis reseñas de la 4ta. Temporada. Les agradezco a todos y a todas la paciencia y los buenos comentarios, los shares y todo. No se olviden de mí, estaré posteando más reseñas de más cosas y más rantings de cine y televisión. Y si se olvidan de mí, por lo menos recuerden que nos vemos en un año, para el seguro review del primer episodio de la 5ta. Temporada. Una vez más, gracias.

Anuncios

Game of Thrones reseña: S04E08

Good night, My Champion.

¿Se acuerdan de esa fama que se hizo George R.R. Martin de matar a tus personajes favoritos? Pues sí. En el episodio de hoy de Game of Thrones, aquellos que no eran lectores de A Song of Ice and Fire, descubrieron exactamente el porqué del odio hacia el bonachón asesino de fan favorites. Yo, personalmente, les ofrezco una disculpa por adelantado si ésta reseña no cumple con sus/ mis estándares; debo de aclarar que estoy muy trastocado emocionalmente. Haré mi mejor esfuerzo, por ustedes, queridos lectores. Se los prometo. Y por ello, hoy pondré, al azar, imágenes que me hagan sentir bien en esta reseña. Empezamos:

Todo va a estar bien. Todo va a estar bien.

El episodio empieza con un buildup para el siguiente capítulo. El conflicto en El Muro, en el que los Wildlings cada vez están más cerca de invadirlo, es inminente. Todas y cada una de las aldeas cercanas a Castle Black han sido saqueadas y derrumbadas por ellos. El enorme ejercito de Mance Rayder está cerca y la Night’s watch sigue sin estar preparada. ¿Recuerdan que hace dos semanas Jon Snow les avisó? Obviamente lo ignoraron, obvio.Y ahora los salvajes del norte se están aprovechando y están amasando territorio, muy importante para sacar a la Night’s Watch de cualquier plan confortable que pudieran tener.  Ygrite aparece en una escena para perdonar la vida de la-mujer-a-la-que-salvó-Sam-que-nunca-recordaré-su-común-nombre sólo para justificar el cheque. Las noticias le llegan a los Cuervos y Sam se la pasa lamentándose acerca de que dicha-mujer-que-mencioné-anteriormente puede estar muerta a lo que sus hermanos le recuerdan que ella sobrevivió a un Nightwalker, que puede sobrevivir cualquier cosa.

"Damn, I wish I'd have a dick to have a boner"

“Damn, I wish I’d have a dick to have a boner”

Allá lejos, en Mereen, en la tierra en la que todo lo aburrido en esta serie sucede (en serio, en ocho episodios, la historia de Danny se ha movido como… dos casillas. No exagero. Y es la única que sale en cada carajo episodio aunque no tenga nada valioso que aportar. Dear fucking God) Grey Worm se queda lelo al ver las bonitas boobies de Missandei cuando es imposible que tenga una erección porque lo castraron cuando era niño. De verdad, esa fue la mitad de la historia en Mereen del día, el tratar de descubrir cómo Gray Worm se puede sentir atraído a la hermosa Missandei si no tiene The D. Anywho. Barystan Selmy recibe una carta que no era para él, si no para Lord Friendzone en la que el mismísimo Robert Baratheon le ofrece un perdón político por su papel como espía del reino. CHAN CHAN CHAN! Danny se entera de ello y le da hasta el amanecer para que se retire de Mereen y no vuelva nunca a mencionar su nombre o intentar tocarla. Ah, sí, también, antes de reacomodar su fedora, confesó que la amaba. ¡CARAJO JORAH! Ahora que Danny no tiene a su principal consultor, veremos cómo todo lo que poco a poco ha construido se viene abajo, pues nunca ha tenido fama de ser muy buena en lo que hace. Y tiene tres dragones a los que no puede controlar. Pero bueno, al parecer está más preocupada por aparentar ser algo que no es (una reina justa pero con mano de acero) a verdaderamente aprender a reinar una ciudad. Well, friendzone happens.

soundofslence

He, he, he...

He, he, he…

Ramsay Snow se encuentra junto con Reek en Moat Cailin, en el norte de Westeros. Reek sigue jugando a ser Theon Grayjoy pero todos sabemos que, en nuestros corazones, siempre será Reek. La razón por la cual están ahí es para pedirle, amablemente, a los soldados de los Greyjoy que aún quedan con vida y que se apoderaron del norte, que se rindan y que entreguen todas las tierras a los Bolton. Reek se presenta como su príncipe y nadie le cree (ERES REEK, GODDAMN!) por lo cual pues tienen que recurrir a la violencia. No sería Game of Thrones si utilizaran el diálogo antes que la violencia, dudes. Se quedan con Moat Cailin y no cumplen su promesa porque, obvio, Ramsay es un pequeño mentiroso. Ramsay le entrega a su padre las tierras a lo que él le da el speech de El Rey León acerca de que todo el norte es de ellos y, además, lo hace un Bolton oficialmente. Yay! ¡Ya no seré un Snow! ¡Hay que celebrarlo con un baño, Reek!. What a creepy motherfucker.

Hasta el escudo de su casa es creepy, por dios.

Hasta el escudo de su casa es creepy, por dios.

La nobleza del Vale está muy consternada acerca del “suicidio” de Lady Arryn porque amaba tanto a su Robin que no imaginan cómo pudo haberlo dejado abandonado. Obviamente todo es una mentira más de Littlefinger y como los viejos esos conocen todas su mañas, llevan a Sansa a que declare ante ellos como testigo. Sansa, déjenme que les cuente, ya no es la muchacha pendeja de la primer temporada. Sansa es toda una mujer, toda una sobreviviente. Ha pasado por más cosas de las que muchos personajes en la serie se pueden jactar y todo lo ha pasado con aplomo y un porte digno de una reina. Sansa, por supuesto, defiende a Littlefinger y se gradúa de la “Real Escuela de Mentiras y Estrategamas de Littlefinger (patent pending)” para rematar con una escena en la que la vemos alistarse para, ahora sí, ser una contendiente a temer en el juego de los tronos. WATCH OUT FOR SANSA, MOTHERFUCKERS!

RAWR!

RAWR!

Afuera de las puertas del casi Castillo de Lady Sansa of House Fierce, The Hound y Arya llegan finalmente a su destino, como un par de amigos felices y que han compartido asesinatos y robos juntos. Ya saben, un domingo cualquiera para todos. Al llegar, descubren que todo el plan de The Hound se ha venido abajo y pues Arya no puede evitar más que soltar una tremenda carcajada, como todos nosotros.

Escenas sacadas directamente del episodio.

Escenas sacadas directamente del episodio.

Y llegamos al main event. Dios… Shit… Piss… Tengo como una hora escribiendo esta reseña, pensando en chistes entretenidos para los otros momentos, haciendo imágenes chuscas para acompañarlos (oh sí, I do my own stuff) y era sólo para no tener que llegar a este momento. Funcionó por un rato, pero, por ustedes, seré valiente y trataré de redactar esto con la mayor mesura posible.

Tyrion es visitado por Jaime en su celda antes de que su juicio se lleve a cabo. Comparten chistes y anécdotas de cuando eran niños. Siempre es bueno ver que, aunque entre los dos podrían matar a todos los reyes de la historia, entre ellos sólo hay amor fraternal y buenas historias. Tyrion nos cuenta la historia de cómo un primo retrasado de ellos gastaba su tiempo matando insectos. Una y otra vez hasta que lo mató una mula de una patada en el pecho. Auch. Se hace hora de que empiece el D-D-D-D-DUELO (Sí, tuve que hacer una referencia de Yugi Oh!, lo siento) y ambos saben que las posibilidades no son muy buenas que digamos. Caso totalmente contrario al de Oberyn.

Oberyn. Tan hermoso como seguro de sí mismo. De él y de su habilidad. De poder controlar sus sentimientos en el momento adecuado. De dar un gran show ante unos espectadores que no se esperaban lo que iba a suceder en unos minutos. Oberyn.

Oh no...

Oh no…

Oberyn juraba y perjuraba que ese día no iba a morir. Se lo juró a su esposa y se lo juró a Tyrion. Yo se lo creí. Yo pensé que los showrunners iban a ser caritativos e iban a desviarse del material original sólo por darnos más episodios con Pedro Pascal en su perfecta interpretación del príncipe de Dorne. Oh, qué equivocado estaba. Cuando apareció The Mountain, todo dejó de ser risas. Es un hombre literalmente enorme, que impone un terror indescriptible a cualquiera que lo ve. Una bestia que carga con una fama tan grande como su cuerpo. Oberyn brillaba con la confianza que sólo él puede tener. Comenzó la pelea y su acrobático estilo representaba un verdadero reto para The Mountain, quien no podía acertar ningún golpe. Oberyn repetía su mismo mantra una y otra vez, como un Íñigo Montoya sensual:

You Raped her. You murdered her. You killed her children.

Lo repetía como combustible para que su cuerpo no fallara en ningún momento y que fuera capaz de obtener la venganza que tanto necesitaba, una venganza que haría que este mundo fuera justo. Pero no lo es. Ni este ni el mundo de Oberyn es justo. La injusticia es lo que nos ha llevado hasta donde estamos ahorita y será la misma que nos lleve hasta el final del viaje. Este es un viaje de insjuticias y de venganzas personales y un viaje de aprendizaje. La Venganza nunca será suficiente para que la Injusticia termine.

Ugh, los chistes no están ayudando...

Ugh, los chistes no están ayudando…

 

Con un esfuerzo sobrehumano, Oberyn logra derrotar a The Mountain, el cual yace inerte en el suelo. Pero claro, él no está ahí para ese tipo de nimiedades, Oberyn está por una razón más grande y le exige que admita que él mató y violó a su hermana y a sus hijos. Como en toda la pelea. The Mountain no estaba muerto, sólo malherido. Un manazo a las piernas de Oberyn y somos testigos de primera mano acerca de la fama de The Mountain. Lo tumba y se pone encima de él, dándole la confesión que tanto pidió, con ambos pulgares en sus ojos, ejerce su titánica fuerza sobre su cráneo que termina haciéndolo estallar. Ugh. Eso es todo, Oberyn, mi personaje favorito de toda la temporada, está muerto ante la aterrorizada mirada de su esposa y el fúnebre destino de Tyrion materializado. U G H.

tumblr_n6j4jgDJUQ1rkotwio2_500

tumblr_n6j4jgDJUQ1rkotwio4_500

 

La semana que entra es el ya famoso noveno episodio de la temporada, el cual espero que sea, sin temor a equivocarme, La Batalla de Black Castle. Tendremos luchas y una batalla épica y blablabla. Sin Oberyn. Goddamn. Tenemos toda una semana para recuperarnos del shock que nos produjo este episodio, pero creo que podemos hacerlo.

Game of Thrones Reseña: S04E07 Mockingbird

¡Noooo, no hay GoT la semana que entra!

¡Noooo, no hay GoT la semana que entra!

Sólo quedan 3 episodios de Game of Thrones antes de que termine la temporada. Y la semana que entra no habrá episodio, así que la gente detrás del show decidieron darnos un episodio sobrecargado emocionalmente. Por momentos pareciera que no sucede mucho, pero las revelaciones emocionales y los lazos que se crean a partir de dichas revelaciones y/o acciones, son de gran importancia para los eventos venideros. Vayamos, pues, a la reseña.

Tyrion es visitado por Jaime en su noble calabozo, tal como esperábamos que sucediera después del Mic Drop de Tyrion de la semana pasada. Jaime no está muy contento que digamos con la decisión de su hermano y le reclama, a lo que nuestro pequeño Dios del Vino y las Tetas le responde con la certera a acusación de que el es El Niño Dorado y de que aún habiendo matado a un rey, perdido una mano y darse a su hermana, aún así, sigue siendo el favorito de su padre. Oh, los father issues de Tyrion lo pueden dejar en la ruina y sin un amigo en todo Westeros. Tyirion le pide a Jaime que sea su Campeón y lo  represente en su juicio por duelo, pero Jaime aún no se siente confidente de sus habilidades como espadachín de una mano. Tyrion le pide que encuentre a Bronn para pedirle que sea su campeón y, para rematar, le pregunta quién será el Campeón de Cersei. Es nada más ni nada menos que el perfectamente-recasteado-por-tercera-vez-de-acuerdo-a-las-necesidades-actorales-del-guión The Fucking Mountain. Shiiiiiitttttt.

Ouch. Ouch. Ouch. Ouch.

Ouch. Ouch. Ouch. Ouch.

Arya y The Hound siguen con sus aventurar rurales, buscando lugares para matar soldados o, simplemente, tabernas en las cuales exigir TODO EL MALDITO POLLO QUE TIENEN. The Hound, comprobando que ha sido uno de los mejores maestros de Arya, le sigue enseñando el sutil arte de ensuciarse las manos asesinando personas. A veces por los LOLZ a veces por piedad, al mostrarse como el cachorrito que en el fondo es y terminar con la vida de un pobre viejo que sufría tirado en medio de la nada. Son atacados por un par de vagos que se enteraron de la recompensa que ofrece Tywin por la cabeza de The Hound a lo que Arya responde con toda su badassería. Resulta que uno de los vagos amenazó a Arya y pues, ella, como la absolute badass killing machine que es le pagó atravesándole el pecho con su pequeña pero efectiva espada. Moraleja: cuando Arya Stark te pregunte tu nombre, no se lo digas. The Hound intenta curarse solo de sus heridas y cuando Arya le ofrece ayudarlo con la medicina universal que es el alcohol el fuego, El Hound se exaspera y regresan a él todos los recuerdos de cuando su hermano, el adorable The Mountain, le dejó marcado el rostro de por vida. Arya y The Hound hacen una conexión a través del dolor y de su falta de confianza ante los demás y aprenden en su propia versión de Plaza Sésamo que ahora sólo se tienen a ellos mismos y que tendrán que aprender a trabajar en equipo para poder sobrevivir. Totes adorbz.

Al otro lado de todo, Jon Snow, quien aparentemente sigue sin saber nada, regresa al Muro, sólo para ser bulleado por lo líderes de los Cuervos. Jon propone la idea de bloquear el muro de Castle Black, en vista de la inhumana cantidad de salvajes que están por atacarlos, salvajes para quienes no están ni remotamente preparados, sólo para que todos se rieran de él. Jon, instantáneamente, corre a su habitación, cierra la puerta de golpe y comienza a escuchar a Linkin Park a todo volúmen. CRAAAWLIIING IN MY SKIIIIING, THESE WOOOOUNDDSS THEY WILLLLL NOT HEAAAAAAALLLLL.

De vuelta en King’s Landing, Bronn visita a Tyrion en su celda, en lo que creemos que será, tristemente, la última escena de Bronn con Tyrionn. Tyrion le pide a Bronn que sea su campeón, a lo cual dice “NOPE”, porque, let’s face it, NADIE es lo suficientemente Sensual loco para enfrentarse a The Mountain. Bronn tiene una última oportunidad para brillar como el increíble personaje que es y nos entrega joya tras joya de diálogo. La esperanza de la amistad que los une es lo último que le queda a Tyrion. Y ¿quién lo puede culpar? De verdad era su mejor amigo de todo el mundo y, ahora, por culpa de Cersei ofreciéndole a Bronn una hija de algún Lord no tan brillante y la promesa de un castillo por accidente, nos niegan la posibilidad de tener un Buddy Cops Show de Bronn y Tyrion. Life is not fair at all.

Este blog es sexista. Aquí bloqueamos todas las men parts. Deal with it.

Este blog es sexista. Aquí bloqueamos todas las men parts. Deal with it.

Del otro lado del océano, en el exótico país de “NadainteresanteestápasandoconDannyperotenemosquemeterlaencadaepisodioporqueasíloestipulasucontrato“, Creepy Mc Killer Dude se mete por la ventana en la noche para sorprender a Danny con flores and his dick. KillerMcCreepy le dice a a Danny  que es bueno para dos cosas y que, en estos momentos, ella lo está cockbloqueando de ambas, a lo que, como si fuera la mejor alumna de Cersei, le responde que se desnude ante ella, mientras toma vino y revela demasiado con sus ojos. Oh dios. Quiero pensar que esta escena sólo sirve para entregarnos lo siguiente, lo cual fue uno de esos momentos que tiene GoT que te hace botarte de la risa si eres un asshole como yo:

HAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA

*Agarra aire después de burlarse por veinte minutos seguidos del pobre Knight of the Friendzone*

Oh god, that was amazing. Anyway, muy inteligentes los editores del episodio, cortan exactamente a una toma de las boobs de Melisandre, en una escena que, literalmente, para lo único que sirvió es para “limpiarse el paladar”. Nada interesante sucede entre ella y la esposa de Stannis más que de pretexto para mostrar pechos.

Podrick y Brienne se encuentran ON THE ROAD, MOTHERFUCKERS, y deciden darse una noche de, en las palabras de Tom Haverford de Parks and Recreations, TREAT YO SELF! En su fancy 5 stars Michellin winner hostel se encuentran a nuestro panadero favorito de todo Westeros HOT PIE! HOT PIE debió de unirse a su equipo y ser parte del mejor ensamble de comedia de la historia. Y bueno, a favor de Hot Pie, sus habilidades como hacedor de galletas de Lobo ha mejorado considerablemente. Interrumpiremos esta narración para presentarles los hechos:

Antes

Antes

Después. Goddamn, Hotpie, you're da fucking man.

Después. Goddamn, Hotpie, you’re da fucking man.

Para que no digan que en GoT sólo hay incesto, dragones y boobies, también es una hermosa historia de superación personal. HOTPIE 2016 FOREVER AND EVER AND EVER DOT COM.

Voy a cambiar un poco la cronología de los hechos que suceden a continuación, porque puedo. Y porque me lo agradecerán después. EN MI CABEZA, lo que sigue es una hermosa escena de Sansa en The Eirye, congelado, pálido y muerto, en un trabajo de fotografía hermoso. No sé si sea la edad de Sophie Turner o en verdad cómo enmarcaron la toma, pero Sansa nunca se había visto más hermosa en 4 temporadas. Fue una escena que nos quita el aliento y pues que nos hace recordarnos que nunca le damos el suficiente valor al trabajo actoral de Sophie Turner como la pobre Sansa. Entonces, Sansa está recordando cómo era Winterfell, construyendo un delicado castillo de hielo, cuando llega Robin, el niño al que siguen dándole pecho aunque tenga treinta años, para discutir, una y otra vez, cómo él es el Lord de todos. God, Robin, we fucking get it you spoiled little brat. Robin se molesta porque es un imbécil y destruye el hermoso castillo de Sansa, se gritonean y BAMF, todo el odio que Sansa sintió por Joffrey lo dejó salir en una impresionante cachetada hacia Robin. La niñata de Robin corre a acusarla con su mamá y seguramente le dieron pecho en el interín. Littlefinger es testigo de la escena y, después de decirle a Sansa que en un mundo justo ella sería su hija, decide besarla. Jeeeesssuuusss, por si estaban dudando  que estaban viendo Game of Thrones, ahí estuvo el momento creepy de la semana.

Dentro del castillo, Ms. Crazy McCrazy llama a Sansa para responder por su grave falla… besar a Littlefinger. DAFUCK! Su tía se vuelve loca e intenta lanzarla por la puerta de la luna, sólo para ser detenida por Littlefinger y sus speechs tipo Batman. Se acerca para decirle que, en toda su vida, sólo ha amado a una mujer… A SU HERMANA. Y entonces GOODBYEEEEEEEEEEEEEEEEE, Littlefinger lanza a la tía loca por la puerta de la luna. Si tan solo el pequeño Robin se hubiera lanzado a seguir a su madre. A man can only dream.

De verdad esperaba una nube de humo falsa cuando golpeara el suelo.

De verdad esperaba una nube de humo falsa cuando golpeara el suelo.

Mi momento favorito de la semana, obviamente, es gracias al Príncipe Oberyn Martell. Dios, Pedro Pascal en verdad está matando todas las escenas en las que aparece. El Red Viper decide visitar a Tyrion después de enterarse de quién sería el campeón de Cersei. Conmovido, le cuenta a Tyrion la historia de cuando era niño y su padre los invita a Casterly Rock a conocer al monstruo que nació de los Lannister. Un pequeño monstruo con la cabeza del doble del tamaño de la de un bebé normal, con un ojo rojo, una cola entre sus nalgas, una pezuña y partes reproductivas de ambos sexos. Oberyn se desilusionó totalmente cuando llegó a conocer al bebé Tyrion. Él esperaba un monstruo de carnaval y sólo le dieron un bebé normal, con sus bracitos y sus piernitas un poco más pequeñas que las de todos los bebés. Asombrado, le pregunta a Cersei que dónde está el monsturo, a lo que la pequeña perra responde tratando de arrancar el penecito del enano bebé. God, Cersei era terrible desde pequeña. La historia conmueve a Tyrion hasta las lágrimas y Oberyn comparte su dolor. Esta es, precisamente la belleza de los personajes de Game of Thrones. El hombre pansexual, con miles de hijas fuera del matrimonio, que tiene fama de conocer una infinidad de venenos (el arma predilecta de los tramposos, las mujeres y, generalmente, todo aquel ser sin honor alguno) resulta ser el personaje más noble, con una brújula moral mejor orientada que nadie y un sentido de la justicia tan fuerte y definido como su hermosa mandíbula. Digo, ¿qué? Oberyn se ofrece a ser el campeón de Tyrion y, en ese momento, juro que escuché un cosquilleo colectivo de todo el mundo en sus partes nobles. Oberyn, you can be our champion anytime you want.

Oh yeah.

Oh yeah.

 

Game of Thrones Reseña: S04E06 The Laws of Gods and Men

Mi nuevo personaje favorito.

Mi nuevo personaje favorito.

 

UFFF. What a ride! Por episodios como este (y todos aquellos en los que matan a alguien y tenemos que andar cuidándonos de los spoilers en las redes sociales) es por lo que somos fanáticos de Game of Thrones. Se nos olvidaba lo enorme que puede ser Peter Dinklage, pues toda esta temporada lo habían dejado muy en low profile pero ayer nos recordó porqué tiene tantas nominaciones al Emmy. Y creo que ayer se merece otra. Además GOATS. Anyway, vayamos directamente a la reseña del episodio.

Empezamos con Stannis y Davos viajando a la impresionante Braavos para visitar al Iron Bank, en donde el colosal Titan de Braavos los recibe pasando debajo de su colosal entrepierna. Ya en Braavos son víctimas del libertinaje de los Braavosi, haciéndolos esperar medio día para poder hablar de sus opciones de préstamos para ser recibidos con todo el sass que Mycroft Holmes puede contener en su copiosa barba. Stannis demuestra, como siempre, ser aún más terco y testarudo que cualquiera de sus dos difuntos hermanos sólo para que The Onion “Kenight” llegara al rescate con un apasionado discurso para su rey. Como podemos ver en sus siguientes escenas con Salladhor Saan, parece que le funcionó y BAMF! BITCHES ARE ON ME! Que nunca se pierdan las costumbres aprendidas cuando eras pirata, Davos.

Titan_of_Braavos

Cambiamos diametralmente de escenografía en donde Yara Greyjoy sigue en camino a rescatar a su hermano, Reek, quien parece que ya organiza los miércoles de canasta con los perros y las ratas de las jaulas contiguas a la suya. Ramsay Snow, por su parte, tiene su propia escena gratuita de sexo. ¡Yay Ramsay, ya no eres un personaje terciario! Los Greyjoy llegan para toparse con la adorable sorpresa de que Reek ya no recuerda quién era antes de ser Reek. Tampoco nosotros, no te preocupes. Y después de una rápida y claustrofóbica batalla, los perros de Ramsay terminan espantando a los Greyjoy quienes deciden retirarse y declarar que Theon Greyjoy está muerto para ellos. How rude. Ramsay decide ser buena gente con Reek mientras en mi cabeza el contador de “Days since we saw Rape on GoT” se preparaba para regresar a 0, sólo para probar ser un sociópata más inteligente de lo que todos esperábamos, siendo amable con él para sus propios motivos ulteriores y tratar de ganar más terreno para la casa Bolton.

Then, GOATS. DROGON VOLANDO Y LANZANDO FUEGO. GOATS! La historia de Daenerys parece absurda y aburrida si comparamos que empieza con Drogon siendo todo un badass fuera de control y terminamos con Danny aburriéndose mientras tiene que declarar por diez minutos su nombre completo y viendo poco a poco cómo se desmorona todo lo que ha hecho con palabras bonitas. Dios, necesitamos que colapse todo lo que ha obtenido Danny, esto de que todo le resulte tan sencillo está siendo cada vez más aburrido. Y supongo que para allá vamos pero, por cuestión de contrato, tenemos que desperdiciar cada semana valioso tiempo en ver a Emilia Clarke quejarse como la adolescente que se supone tiene que ser Danny. God damn. Pero bueno, por lo menos tuvimos cabras por unos instantes.

FIREEEEEEE IN THE GOAT!

Esto significa que se gastaron el presupuesto para dragones como por tres episodios, ¿verdad?

OBERYN MARTELL *suenan las trompetas de la sensualidad y el sass desmedidos* The Sass Prince, ahora es parte del Small Council, quejándose porque se tiene que levantar temprano para acudir a algo que no es una orgía y recordándoles que, precisamente, es muy probable que la noche anterior estuviera en una.  Varys le informa a Twyin acerca de los planes de Daenerys a lo que Cersei responde con sus respuestas clásicas que eventualmente la dejarán sin un reino, sólo para que Oberyn le calme los senos con su conocimiento de hombre de mundo. PÁRALE A TU DESMADRE CERSEI, YO SÉ QUÉ PEDO. Oberyn tiene una breve pero reveladora conversación del tema con más amplio conocimiento que puede tener en su repertorio: Preferencias sexuales, con Varys, con lo que Varys revela que antes de ser castrado era y sigue siendo asexual. La lógica de Vayrs, ante todo tipo de perspectivas en el mundo, es lo que hace que nos recuerde lo valioso y peligroso que es como jugador del Juego de los Tronos. Por el momento, es el único que reconoce a Littlefinger como un fuerte participante y, por lo mismo, es el único capaz de hacerle competencia. Beware The Spider.

"Oh, shut up you spoiled bitch"

“Oh, shut up you spoiled bitch”

AND NOW THE MAIN EVENT.

No me había dado cuenta hasta estos momentos que estoy haciendo la reseña, que el juicio de Tyrion abarcó casi la mitad de todo el episodio. Cuando una serie de televisión hace que se te olvide que tienes media hora viendo una escena, es señal de que algo están haciendo muy bien. El juicio es en realidad una farsa, vemos cómo acusan por un lado y por otro a Tyrion de haber conspirado para asesinar a Joffrey, acusaciones que se sienten evidentemente falsas y planeadas por una oscura mano controladora. Tyrion se guarda sus ya famosos comentarios imprudentes porque se sabe que nada lo salvará, sabe que no hay forma alguna de que el juicio termine con él en libertad. Después de un merecido descanso, Jaime habla de corazón a corazón con Tywin ofreciendo tener descendencia Lannister a cambio de otorgarle a Tyrion un lugar en La Muralla, en vez de mandarlo a matar. Tal como le sucedió a Ned Stark. And then… BETRAYAL.

Shae sube como testigo sorpresa de la corona y comienza a mentir indiscriminadamente, tomando una posición terrible ante Tyrion y una venganza muy bitch de su parte, honestamente. Ahora todos odiamos a Shae, mientras vemos cómo la poca alma y la poca esperanza que le quedaba al pequeño Tyrion se destroza y apachurra su noble corazón mientras todo el reino disfruta de su dolor. El pequeño gatito se convierte en el León que todo mundo teme y comienza a escupir odio y veneno hacia todos. Le grita a su padre que va a confesar y todos, emocionados, piensan que confesará el asesinato de Joffrey. Oh sorpresa cuando comienza a gritar que no lo mató pero que desearía haberlo hecho, que desearía haberlos matado a todos y, remata, con una de las líneas más increíbles en la historia de Tyrion:

I wish I was the Monster you think I am.

Porque todo Westeros piensa lo mismo, todo Westeros estaba seguro que el Rey Joffrey era una basura de persona, pero sólo Tyrion, un monstruo por naturaleza, un enano deforme, puede darse el lujo de expresarlo adecuadamente. ¿Qué más da lo que digan los demás? Como bien lo dijo, el evento es el juicio de un monstruo, no de una persona inocente. La gente está juzgando si es tan monstruo como su deformidad lo demuestra o si es, todavía, un peor monstruo. Fuck the King, and fuck your kingdom. Tyrion termina en una nota alta exigiendo su derecho a un Juicio por Duelo. AWWWW YISSSSSS. La última vez que Tyrion tuvo un juicio por duelo tuvimos la fortuna de conocer a Bronn y agregarlo a nuestro equipo de personajes favoritos. Ahora tendremos el privilegio del evento que me tiene más emocionado esta temporada: La pelea entre Oberyn “The Red Viper” Martell y The Mountain. Necesito esa pelea como el aire para vivir. Ya quiero que sea el siguiente domingo.

ALSO GIVE PETER DINKLAGE HIS MOTHERFUCKING EMMY.

 

kill

1000

poison

trial

 

Game of Throne Reseña S04E01 “Two Swords”

Everyone needs a statue like this at home

 

Game of Thrones por fin está de vuelta. Después de un año de martirizarnos con su ausencia tras el sangriento evento de La Boda Roja y regresa con todo lo que nos gusta bajo la manga.

Éste episodio lidia básicamente con el aftermath de dicho suceso, mostrándonos en dónde se quedaron todos y, sobretodo, hacia dónde parece que van todos.

Empezamos con un cold opening en el que vemos cómo Tywin Lannister derrite Ice (la antigua espada de Ned Stark) para crear otras dos espadas, su forma de declarar que los Stark, después del incidente de Rob Stark y su Huargo, estaban terminados y desterrados de Westeros. Charles Dance no pierde ningún beat y regresa a la autoritaria figura del patriarca de los Lannister con tanto aplomo como siempre. Fuck Yeah, Tywin Lannister.

Jaime Lannister, por otra parte, confronta a su padre y recibe el clásico tratamiento que por años ha sido propio de Tyron, en el que su padre le habla como si fuera su peor hijo, una desgracia para la familia. Unlike your hand, this is not gold. Comenzamos a sentir un poco de pena por Jaime después de ser tratado como lo trata Tywin y después de enfrentarse a su loca hermana Cersei, la cual le reclama por haberse tardado tanto. You know, no es como si no estuviera encerrado y capturado por un grupo de norteños casi salvajes y sedientos de venganza. Nada qué ver. Fucking Cersei. Pobre Jaime.

Tyron, como la moneda del reino, está encargado de recibir adecuadamente a a los Martell para la boda de Jeffrey, entre los cuales está el nuevo integrante del cast y futura nueva obsesión ñoña, Oberyn Martell, mejor conocido como Red Viper y que, en unos cuantos minutos, demuestra que es básicamente tan badass como lo necesitamos. Además tiene intercambios de líneas increíbles con Bronn, lo cuál la ya lo califica en mi libro como “Awesome”.

The Queen of Thorns y Margaery siguen planeando la boda y tramando en contra del reino. Same old, same old. La única diferencia es que ahora Brienne of Tarth ha decidido prestar sus servicios. La escena en la que TQOT conoce a Brienne y se impresiona por su tamaño es increíble. Never Change, Queen of Thorns.

Jon Snow, con sus hermanos los cuervos, es juzgado por sus crímenes, y por darse a la salvaje de Ygritte. Yeah, estos dudes se preocupan más porque estuvo dándose a Ygritte que por haber matado a uno de los suyos. Dude, like, really? Al final del día lo perdonan, pero no vemos cómo ésto no le ocasione todavía más miseria en el futuro. A fin de cuentas, Jon Snow no sabe nada.

Daenerys sigue caminando por desiertos junto con su entourage de dragones y esclavos para liberar más pueblos de sus horribles maestros, o algo. Tengo la pequeña sospecha de que ésta temporada, la historia de Daennerys será muuuuuuuy aburrida.

Y, por fin, llegamos a lo mejor del episodio: Arya and the Hound!

True Detective Season 2

True Detective Season 2

Yes! Yes! ¿The Hound teniendo grandes líneas de sarcasmo excelsamente entregadas? Check. ¿The Hound pateando traseros? Check. ¿Arya siendo rebelde? Check. ¿The Hound exigiendo una copiosa cantidad de pollo? Double check. ¿Arya por fin convirtiéndose en el asesino desalmado que tanto hemos esperado? Triple motherfucking check. Todo el episodio valió la pena por ver a estos dos pateando traseros y siendo, generalmente, badass. No hay nada como ver a Arya y a The Hound alejarse de un lugar que acaban de dejar deshabitado a base de golpes y espadazos, en caballos robados, para verlos comiendo pollo y sonriendo diabólicamente. AND SO IT BEGINS, THE ARYA AND THE HOUND AGE!

Se viene toda una temporada de cosas interesantes, pero sin temor a equivocarnos, podemos decir que ya empezamos con el pie derecho.

 

Kids, this is the story of How I Met your Aunt Robin…

XR6TwmZ

Pretty much.

 

Hace ya nueve años, Bob Saget abría una prometedora nueva comedia con un voice over que pasaría a la fama de forma automática. Nos narraba de forma casual las vidas e infortunios de un grupo de cuatro amigos neoyorkinos (where else?) cuyos usos y costumbres se vieron radicalmente modificados por la llegada de un quinto integrante a su particular dinámica: Robin Scherbatsky. Lo demás, es agua debajo del puente y ahora, nueve temporadas después, es momento de que How I Met Your Mother llegue a su ya necesaria conclusión.

HIMYM nunca fue una comedia brillante que tocara niveles comédicos inimaginados (como Louie), tampoco fue una fuerte parodia de lo terriblemente estúpida que es la humanidad en su intento fallido por ser civilados (como It’s Always Sunny in Philadelphia) y, mucho menos, intentaba ser el sucesor de Friends, lo cual, viendo atrás el legado, terminó ganándose con sudor dicho trono. HIMYM siempre apuntó a ser una comedia honesta, sencilla, divertida y que en sus mejores momentos alcanzó a tocar las puertas de la gloria de Los Grandes Sitcoms de Todos los Tiempos. El problema de HIMYM nunca fue no ser graciosa, o no ser inventiva o no contar con un cast lleno de talento (catapultó al estrellato automático a la hermosa Cobie Smulders, le dio su merecido lugar a Jason Siegel como referente de la comedia actual, revivió la carrera de Alyson Hannigan y de Neil Patrick Harris y… well… ¿ algo, algo Josh Radnor?), su problema fue, hasta el último minuto, la constancia.

Pero pasemos directamente a la reseña del episodio, para poder desarrollar en concreto éste punto. Obvio, spoilers ahead. OBVIO.

 

BARNEY + ROBIN

Ajá. Se casaron. Awesome. Toda la última temporada se desarrollo entorno a dicho evento. 22 episodios para llegar al momento en el que Robin Scherbatsky, la mujer que descubrió, por fin, el amor en el lugar menos esperado y de quien se puede decir, sin temor a equivocarme, que sufrió más que los demás para llegar a éste punto, dijera por fin que sí. Yay! She said yes! Fucking-a. Barney, a pesar de ser el personaje más plano de toda la serie, el más unidimensional, pasa por un gran arco en el que redefinen su personaje como un hombre que sabe amar cuando vale la pena. Un hombre decidido a cambiar su forma de ser por el amor de su vida. Un hombre que demostró una y otra vez, con hechos y palabras, lo mucho que le importaba Robin, al grado de sacrificar su amistad con su Best Bro, Ted Fucking Mosby.

Robin. Pobre Robin. Robin, que estuvo condenada a vivir bajo la sombra de la infatuación no requerida de Mosby. Robin, que pasó por el terrible dolor de saber que nunca podrá ser madre y que, por ende, será una mujer incompleta en base a lo que su grupo de amigos se han dedicado a ponerle en cara por nueve años acerca de cómo y qué debe de ser La Vida. Robin, que pasó de ser un personaje destinada a no pasar de interés romántico a cargar temporadas enteras sobre sus hombros. Robin que aprendió a aceptar que se merece cosas mejores, como a un hombre decidido hasta a cambiar su arraigado estilo de vida por ella.

Well, fuck that. 

Antes de la mitad del primer episodio de éste doble final Robin y Barney ya habían firmado los papeles de divorcio. ¿Por qué? Oh, claro, el ritmo acelerado de mujer moderna de Robin era demasiado para el pobre Barney. Sin pelear por su matrimonio, por su relación. Sin realizar el menor esfuerzo por salvar tres años de los mejores momentos de su vida. Así, sin más. Kapoom. Ce’st Finite. Y así, veintidós episodios de toparnos con los peores chistes y running gags (fuck you Linus) de toda la serie fueron invalidados. Así, sin más, como los tres años de trabajo complejo por los que pasaron Robin y Barney y, claro, su adorado Ted Mosby.

LIFE GOES ON…

¿Recuerdan cuando les hablé de la carencia de constancia de la que sufría HIMYM? Yup, en efecto, aquí es el momento en el que nos encandila, tanto para bien, como para mal. El subplot apresurado en el que las amistades adultas decaen, la depresión inadvertida en la que cae el grupo de amigos al no saberse parte de un grupo sólido de personas, el aislamiento autoinflingido por el que Robin se obliga a pasar al llevarse la peor y más valiente parte del trato de divorcio-entre-un-grupo-de-amigos, son de esos grandes momentos emocionales que HIMYM siempre supo manejar tan magistralmente (te estoy viendo a ti, arco de la muerte del padre de Marshall). Los actores, una vez más, impulsados por la imperiosa presencia de Cobie Smulders, nos hacen sentir esa nostalgia por los buenos tiempos, ese desdén agridulce por las personas amadas que se alejan y esa maníaca necesidad de regresar a los buenos tiempos. This is How I Met Your Mother at it’s finest.  This is why we’re here.

DADDY IS HOME

Kuddos enormes a Neil Patrick Harris en la escena en la que sostiene a su hija. Mega Kuddos. Cerraron el círculo de humanizar a Barney con la terrible decisión de embarazar a un hookup casual después de pasar por una segunda adolescencia y le agregaron el hermoso cliché de que los hijos son lo que más nos motiva para mejorar. Cosa que, obviamente, se vio empañada por el hecho de que esto nunca estuvo en discusión en el matrimonio de Robin y Barney, regresando al infame tema de “simplemente dejar morir las cosas”. Pero, una vez más, Kudos a NPH, dándonos su última gran actuación de la serie. You’re gonna be missed, bro.

hKqtHmJ

Daddy’s Home

 

SO… THE MOTHER WHAT?

Cristin Milioti tenía los zapatos más grandes para llenar en la televisión actual. Ted Mosby pasó nueve años hablándonos de lo maravillosa y perfecta que es la titular Madre. La Madre. Escondida, difusa, entrelíneas, La Madre, es la razón del crecimiento, no sólo de Ted, si no de los demás personajes a su alrededor. Y llenó los metafóricos zapatos de más. Nos entregó a una madre encantadora, compasiva; una madre que comprendía el corazón incomprendido (JAJA!) de Ted Mosby, una madre que se estableció en el grupo de amigos no sólo por bangearse a Ted, si no por el corazón de todos. En veintidós episodios de la novena temporada, pudimos darnos cuenta de la extensión de su bondad. La Madre se llamaba Tracy McConnell.

Y nada de ésto importó. El episodio final nos presenta una serie de apresurados fast forwards (hola, Lost) en el que rompen una de las reglas más sagradas del guionismo y las buenas costumbres literarias: Show, don’t tell. Nos resumen la relación de Tracy con Ted, su interacción con el grupo, su nula participación o influencia en la dinámica de éste y el absurdo detalle de esperar cinco años comprometidos para casarse.  Ted no es un pelmazo. Bueno, sí lo es, pero nos dieron razones por nueve años del porqué no es un entero pelmazo. ¡Era un romántico! decían. ¡Él está esperando el verdadero amor!, gritaban por otro lado. Nada de eso importó al final bajo la terrible decisión de darnos una dosis resumida de lo mucho que valió la pena ver a Mosby en sus momentos más bajos. Ni siquiera cuando murió el amor de su vida, La Madre.

Ah, sí, porque La Madre muere. Un tema también telegrafiado desde antes y previsto por las mentes supremas que todo lo saben del internet. Un gran twist merecedor del final, de hecho. Pero no nos muestran el dolor de Ted, de sus hijos, del grupo. El impacto que tiene La Madre sobre toda la serie es minimizado para darnos al final, simplemente, una máquina de hijos.

THE FRENCH BLUE HORN 

Y todo regresa al inicio, al mismo sillón en el que estaban los hijos y en donde Not-Bob-Saget está contándoles la historia de Cómo conoció a su tía Robin para pedirles permiso para poder bangéarsela otra vez. Seis años después de la muerte de su madre, mind you. La escena (terriblemente editada y peor actuada por los niños que, hace nueve años, seguramente empezaban con su carrera actoral) fue filmada desde la primer temporada, de hecho, para decirnos que éste es el final que los escritores tenían pensado desde la primera temporada. No la sexta, o la séptima, o la octava o la novena en la que tuvieron que pasar la mitad de la temporada encerrados en cuartos y separados en diferentes localidades porque no podían ponerse de acuerdo con el itinerario de sus estrellas. No, no, no. La primera. Desde el principio sabíamos que Robin era la indicada, la mujer junto con la que Ted envejecería y vería su último amanecer acompañado de sus hijos paridos por una máquina que sólo fue un peón más en el eterno capricho de Ted Mosby por estar junto con Robin. ¿Cómo que no nos dimos cuenta? Las pistas estuvieron ahí todo el tiempo… además de todos los esfuerzos de los escritores por engañarnos y decirnos que no, lo de Robin y Ted no funciona por más obstinados que sean. No, no, no, se quieren mucho pero, si Ted la imagina flotando el día de su boda, entonces le permitirá abrir su corazón de piedra para poder encontrar a su verdadero amor. Pero, claro, el mensaje final es que tu “Backup Wife” significa “Amor verdadero”.  Y ahí está, entonces, Ted Mosby, una vez más debajo de la ventana de Robin Scherbatsky, llevándole el Corno Francés azul que robó para ella. El círculo se cierra y, como dijo Rust Cohle:

Time is a flat circle, everything we’re done or will do, we’re gonna do over and over again.

Rust Cohle siempre con tanta sabiduría para éstos momentos.

A pesar de un final que considero tan errado, tan terriblemente planeado y tan estúpidamente falso, HIMYM nos regaló grandes momentos en toda su existencia, momentos que quedarán con nosotros como nuestros propios recuerdos y que reviviremos una y otra vez. Hasta llegar a la temporada nueve. Fuck Linus.